Cómo convertirse en maestro de educación especial

Un maestro de educación especial instruye a los estudiantes que tienen discapacidades físicas, emocionales y de aprendizaje. Trabajan con todas las edades, desde bebés hasta adultos jóvenes, y los ayudan a desarrollar las habilidades motoras, sociales y de resolución de problemas que necesitan para terminar su educación y vivir de forma independiente.

Las discapacidades más comunes según se especifica en la Ley de Educación para Personas con Discapacidades (IDEA) son:

• Retraso mental
• Discapacidades de aprendizaje • Discapacidad del
lenguaje o del habla
• Discapacidad visual
• Discapacidad auditiva
• Autismo
• Trastornos del comportamiento
• Retraso en el desarrollo
• Lesión cerebral traumática
• Discapacidades ortopédicas

Los maestros crean un programa individual para cada estudiante que les permite establecer metas y desarrollar un plan de estudios personalizado para que coincida con las habilidades de cada estudiante.

Para los estudiantes de jardín de infantes hasta el grado 12, la enseñanza puede tener lugar en un salón de clases, en un entorno individual o en grupos pequeños. Algunos maestros de educación especial se especializan en enseñar a estudiantes que tienen un tipo particular de discapacidad.

Todos los estados de los EE. UU. Requieren que los maestros de educación especial tengan una licencia. El requisito mínimo para obtener una licencia es una licenciatura en educación especial, pero varios estados y empleadores también requieren una maestría. 

Si el candidato tiene una licenciatura en una materia que no sea educación, existen programas en los que puede inscribirse para obtener una licencia de educación especial.

La mayoría de los maestros de educación especial primero obtienen una licencia general para enseñar desde jardín de infantes hasta el 12 antes de solicitar la certificación de educación especial. Algunos empleadores exigen una certificación adicional en campos especializados, como la enseñanza de estudiantes con discapacidad visual. La Academia Estadounidense de Profesionales de Educación Especial ofrece una certificación adicional.

Un maestro de educación especial requiere un conjunto especial de habilidades. Se necesita mucha paciencia y comprensión para trabajar con estudiantes con necesidades especiales y es un trabajo muy desafiante. Sin embargo, también es un trabajo muy gratificante.

Para entrar en este campo, los profesores deben ser creativos, flexibles y alentadores para motivar a sus alumnos e inspirarles confianza, para que estén dispuestos a intentar nuevas tareas.

Algunas de las habilidades requeridas son:

• Se requieren habilidades de comunicación para interactuar con el estudiante y sus padres, así como con otros educadores
• Comprender las necesidades individuales y poder trabajar en un entorno individual
• Buenas habilidades informáticas para mantener registros detallados del progreso de cada uno estudiante
• Familiaridad con la tecnología y las ayudas que se pueden utilizar en el aula

Los maestros de educación especial no trabajan solos. Pueden ser miembros de un equipo de maestros que se ocupan de diferentes aspectos de la escolarización del niño con dificultades educativas. 

Por ejemplo, pueden trabajar con un fisioterapeuta, un patólogo del habla y el lenguaje, terapeutas ocupacionales, personal de la sala de recursos, asistentes de maestros y otros.

Este equipo creará un Plan de educación individual (IEP) para cada estudiante. Los maestros de educación especial pueden trabajar con varios niños diferentes a lo largo del día, cada uno de los cuales requiere una técnica y un enfoque diferentes.

Debido a que los niños con discapacidades tienen una amplia gama de necesidades, las personas interesadas en convertirse en maestros de educación especial pueden elegir entre muchos programas especializados diferentes. Sin embargo, hay algunos cursos que son comunes a todos los programas. 

Éstas incluyen:

• Una introducción a la educación especial: este curso cubre la historia y la información legal relacionada con la enseñanza de estudiantes con dificultades de aprendizaje. El curso cubre la forma en que un profesor puede identificar diferentes características de trastornos de comportamiento, aprendizaje, mentales, físicos y sensoriales.

También incluye cómo identificar a los estudiantes con talentos extremos. Los maestros aprenden cómo adaptar el entorno para todos los niveles de estudiantes con necesidades especiales, así como estrategias de instrucción efectivas y cómo desarrollar un plan de estudios. También aprenden sobre las legalidades asociadas con la participación y discriminación de los padres.

• Un curso de diversidad de necesidades: este curso enseña a los posibles maestros de educación especial sobre los diferentes tipos de necesidades que tienen los niños. Algunos niños pueden necesitar ayuda conductual, sensorial o física. El curso enseña las estrategias de enseñanza únicas que se pueden aplicar a las necesidades de los diferentes estudiantes, como las habilidades de resolución de problemas que el maestro puede necesitar en el aula.

• Analizar el comportamiento y la intervención: este curso enseña cómo manejar los disturbios en el aula y cómo intervenir cuando es importante cambiar el comportamiento de un estudiante en el aula. El análisis y la intervención también deben ayudar al niño a desarrollarse.

• Participación familiar: este curso cubre la importancia que tiene para el niño discapacitado que su familia participe en su educación. Los estudiantes discapacitados aprenden constantemente en la escuela y en casa. 

Es importante que sus padres sepan lo que deben hacer en casa para ayudar a que su hijo continúe desarrollándose. Este curso capacita a los maestros para que colaboren eficazmente con los padres en beneficio de sus hijos.

Se requieren maestros de educación especial en las escuelas públicas y privadas. En las escuelas públicas, se requiere que tengan una licenciatura y una certificación o licencia emitida por el estado. 

En las escuelas privadas, también necesitan una licenciatura, pero es posible que no se les exija tener una certificación o una licencia estatal. Si bien los maestros de educación especial siempre están en demanda, existe una mayor demanda en el nivel de la escuela primaria.

Si no es realista que una persona se convierta en maestro de educación especial, es posible que pueda convertirse en asistente de educación especial. Para esto, necesitan un título de asociado, una verificación de antecedentes y recibirán capacitación en el trabajo.

La principal habilidad requerida es poder concentrarse en las instrucciones del maestro. Los asistentes de enseñanza pueden trabajar con niños más pequeños en grupos con la supervisión de un terapeuta o maestro. Los asistentes también pueden usar ejercicios y juegos para ayudar al desarrollo físico y conductual de los estudiantes.

Artículo anteriorCarta de presentación del director de proyectos digitales [Muestras]
Artículo siguienteCarta de rescisión del proveedor – Plantilla
Abogado de profesión, escritor de artículos legales en habla hispana.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here