La residencia permanente no confiere la ciudadanía estadounidense. Sin embargo, si cumple ciertos requisitos, puede solicitar la naturalización después de un cierto período de tiempo. Dado que los residentes permanentes no son ciudadanos estadounidenses, pueden ser deportados por cometer ciertos delitos, como los delitos relacionados con las drogas. Además, un residente permanente puede perder su condición de tal si se supone que ha renunciado a ella (por ejemplo, si ha vivido fuera de los Estados Unidos durante más de un año).

Hable con un abogado de inmigración calificado hoy

Este artículo pretende ser útil e informativo, pero las cuestiones jurídicas pueden ser complicadas y estresantes. Un abogado de inmigración calificado puede atender sus necesidades legales específicas, explicarle la ley y representarlo en el tribunal. Dé el primer paso ahora y contacte con un abogado de inmigración cualificado cerca de usted para discutir su situación legal particular.

Leave a Reply