La mayoría de los inmigrantes en los Estados Unidos pueden solicitar una exención de deportación aunque no lo sepan. Una exención de retirada es simplemente el proceso de solicitar una suspensión de la deportación o un aplazamiento automático de la misma. Una vez que se ha emitido una orden de deportación, la mayoría de los inmigrantes tienen la oportunidad de solicitar a la Junta de Apelación de Inmigración. Esta petición debe ser presentada dentro de los 30 días siguientes a la recepción de la orden oficial de deportación del Departamento de Seguridad Nacional (DHS). Una vez presentada la apelación, el DHS no puede hacer cumplir la orden de deportación hasta que el juez de inmigración haya tenido la oportunidad de decidir sobre el caso.

Exención discrecional

La exención discrecional se refiere al proceso por el cual un juez puede conceder a un inmigrante permiso para permanecer en los Estados Unidos por un período limitado de tiempo en diversas circunstancias. En algunos casos, la renuncia discrecional puede prever la suspensión de la deportación, cuando el juez decide permitir que el extranjero permanezca en el país de forma permanente.

Cancelación del regreso

La cancelación de la repatriación es una forma de exención de la repatriación que se ofrece a los inmigrantes que reúnen las condiciones necesarias en virtud de ciertas normas morales y jurídicas. Deben haber residido legal y permanentemente en los Estados Unidos por lo menos cinco años o haber vivido en los Estados Unidos continuamente después de recibir el permiso para entrar legalmente. Además, no deben tener antecedentes de delitos graves como el tráfico de drogas, el asesinato o los delitos sexuales.

Asilo

En otros casos, se puede conceder asilo si es peligroso regresar al propio país. Otros jueces pueden ofrecer un ajuste de estatus que otorgue al no residente una tarjeta verde para que pueda permanecer en los Estados Unidos. Por último, los no residentes pueden lograr la salida voluntaria, lo que les permite salir del país sin pasar por un procedimiento de deportación.

Salida voluntaria

El proceso de salida voluntaria es único porque permite a quienes entran en los Estados Unidos ilegalmente salir del país sin las graves consecuencias de una orden de retorno. La repatriación voluntaria facilita la reivindicación de la ciudadanía en una fecha posterior, mientras que la deportación, en la mayoría de los casos, crea un período de espera prolongado durante el cual la persona no puede volver a solicitar la condición de inmigrante. Este período suele ser de al menos 10 años. En algunos casos, los inmigrantes que llegan a su salida voluntaria a través de un juez de inmigración pueden regresar mucho antes si sus papeles están en orden.

La salida voluntaria debe solicitarse al comienzo del proceso de retorno. La salida voluntaria implica la pérdida del derecho a cualquier otra forma de exención del regreso. En la fase inicial del proceso de retorno, la salida voluntaria solicitada está prácticamente garantizada. La salida voluntaria también puede concederse antes de que se escuche a la persona, después de que la audiencia haya comenzado pero no haya terminado, y en algunos casos después de que la orden de expulsión definitiva se haya introducido en el sistema de inmigración.

Los abogados de inmigración pueden ayudar a decidir si la repatriación voluntaria es una mejor opción que otras formas de alivio del retorno temporal, como la suspensión o la cancelación de la repatriación.

Despido administrativo/judicial

Los recursos administrativos se presentan ante la Junta de Apelaciones de Inmigración (BIA). Este proceso tiene lugar después de la primera audiencia de deportación y tiene por objeto revertir la decisión del juez de inmigración. Este tipo de renuncia es concedida por los tribunales federales o la BIA.

El procedimiento de apelación administrativa comienza cuando el inmigrante o el Departamento de Seguridad Nacional no está de acuerdo con la decisión del juez de inmigración y trata de anular el veredicto. Todas las apelaciones administrativas deben ser presentadas dentro de los 30 días de la sentencia. Las leyes de inmigración otorgan a los tribunales federales de apelación la autoridad para llevar a cabo este tipo de audiencia. Un abogado de inmigración puede representar a los inmigrantes en las audiencias de la corte, ya que esta suele ser la última oportunidad de apelar antes de la deportación.

Hable con un abogado de deportación calificado hoy

Este artículo pretende ser útil e informativo, pero las cuestiones jurídicas pueden ser complicadas y estresantes. Un abogado de deportación calificado puede atender sus necesidades legales específicas, explicarle la ley y representarlo en el tribunal. Dé el primer paso ahora y contacte a un abogado de deportación calificado cerca de usted para discutir su situación legal particular.

Tags

Leave a Reply